76. La periferia del gesto

76. La periferia del gesto

La Garúa Poesía - La perifería del gesto

La periferia del gesto

AUTOR  >  David Yeste, Terrassa (Barcelona), 1969

Colección La Garúa, 76

ISBN 978-84- 948802-5-4

62 pág. | febrero de 2019

PVP: 10 

SINOPSIS

El egarense David Yeste nos trae, en su libro La periferia del gesto, la apremiante necesidad de continuar con los ritos cotidianos, y también del contacto con los otros, pero no solo para sentirnos parte de una colectividad, sino para ser, sencillamente, seres humanos, sociales y abiertos al conocimiento del otro, de los otros. No hay mayor felicidad que reconocerse en la mirada del otro; es así como el poeta explora, recuerda y se emociona, con un lenguaje natural y cercano, las diferentes formas de amar al prójimo o de amarnos entre nosotros.

POEMAS

ademán

Está en la periferia del gesto,

(en las calles desiertas que transito

a las seis de la madrugada, ahora 

abarrotadas de clientes que arrastran 

trozos de su alma en bolsas de plástico 

con colores brillantes)

y se expresa en mi mano aferrando

con firmeza la correa de mi mochila.

Está en la periferia del gesto

(abrir la persiana del día,

ver en el parque a dos mujeres

haciendo algo así como gimnasia, 

saludarlas, cuando atienden 

sorprendidas por el ruido, ver,

divertido, como ellas saludan también) 

y se concreta en mi mano libre 

posándose suave en la piel de su cintura. 

Está en la periferia del gesto

(vuelvo en un tren atestado,

como tantas veces, y J.J. Cale

canta Cocaine dentro del túnel

y dentro de mis oídos, con su voz 

cansada de todas las tablas

que yo nunca voy a pisar)

y se materializa con mi mano izquierda 

crispándose en acordes perfectos

en el reflejo de la ventanilla del vagón

Está en la periferia del gesto 

(pasé mucho tiempo

sin saber reconocerme en nadie, 

ni siquiera en el extraño

que me mira desconcertado 

desde el espejo. Ahora

no sabría reconocerme sin ella) 

y se condensa en tics aprendidos 

encima y debajo de una sábana.

 

***

reflejo

No sabemos

la cantidad de conexiones 

entre el cerebro y los nervios 

y los huesos y los músculos, 

que llevan, por ejemplo

a que mis dedos se curven 

entorno a un vaso.

Ignoramos

las reacciones físicas, 

eléctricas, motrices, 

necesarias para acercar

los labios a otros labios.

O al vaso

antes mencionado.

Es un mecanismo

de defensa,

que no sepamos todo eso.

Y una suerte.

 

***

 

surco

Las arrugas son un depósito

de piel. Y de horas.

Con el tiempo, la piel pierde 

elasticidad y tiene que almacenar 

un exceso, para responder

a cada uno de los gestos.

Así, las arrugas

son más profundas allí 

donde el gesto fue

más frecuente.

Para bien o para mal.

Para la sonrisa, o en el surco 

de la lágrima.

Algunos imbéciles

pagan para borrarlas.

 

***

elijo

Elijo el abrazo como final perfecto de la escena. 

Elijo el libro para calzar la pata de la mesa

y la esquina mellada del alma.

Elijo el suburbio y el puño apretado

dentro del bolsillo, a veces, las veces equivocadas. 

Pero las elijo.

Elijo el gesto calmado y la procesión por dentro. 

Elijo que eso sea lo que mueve la mano en el gesto que dice todo eso.

Elijo tu voz como bálsamo y como suero,

como sosiego, como filtro y como tregua.

Elijo aprender. Elijo aprender a superar la física

de las paredes y el rebote del eco del silencio

en las mismas paredes que elijo.

Elijo untar mis manos en el jarabe de tu sombra, cortar mis venas con el borde que contrasta

con tu misma luz. Eso elijo. Elijo beber.

Elijo bebérmelo todo y explicar el proceso,

la digestión, la expulsión, los efectos.

Elijo equilibrar el desequilibrio, desequilibrar

lo que nunca se ha movido.

A ti, te elijo. Sin saber qué eliges.

Sin conocer a quién eliges, aunque me elijas a mí. Elijo escribir para que me elijas. Todo eso, elijo.

Elijo, mientras dura el instante

en el que te apartas un mechón de pelo de la frente, el abrazo como argumento, como tema,

como génesis fundacional de todo.

De todo lo que elijo.

 

 

PRENSA

David Yeste | La Garúa Poesía

David Yeste

(Terrassa, Barcelona, 1969). Músico, narrador y poeta. Aparte de diversos premios de cuento y relato, fue galardonado con el X Premi Ferran Canyameres de Novel·la, con la obra Bots i Barrals (Baula,2003), y el Ciutat d‘Olot, con In nomine patria (La Galera, 2010). Así mismo, ha colaborado en numerosas antologías. Publicó, en febrero de 2014, su primer poemario, La maniobra de Heimlich (Playa de Ákaba). Es, también, antólogo y coautor de la antología de poesía Generación Subway (Playa de Ákaba, 2014). De 2016 son sus poemarios La despiadada frontera entre el silencio y el latido (Piediciones), No escribiré un bestiario (Ediciones Liliputienses) y 24 vintervariationer (Premi Miquel Martí i Pol 2016, Universitat Autònoma de Barcelona). Su último proyecto, la edición en 2018 del poemario Pintura roja y papel de fumar (In-Verso), y la producción del espectáculo poético Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos, junto al percursionista y compositor Pepe Ferrer.

La periferia del gesto

Colección La Garúa, 76  |  ISBN 978-84- 948802-5-4  |  62 pág.  |  febrero de 2019  |  PVP: 10 

© La Garúa Poesía 2024 | Todos los derechos reservados